Trans las rejas

El grado de civilización de una sociedad se mide por el trato a sus presos”
Fiódor Dostoyevski

 

Conocí la Red Comunitaria Trans hace un par de semanas gracias a la maravillosa abogada, activista y travesti peligrosa Matilda González Gil, y hace unos días recibí un correo de parte de ellos que me hace pensar en la lucha que muchas personas dan desde el anonimato, desde el encierro y olvido del Estado.

La Red de la que les hablo quiere unir a todas las personas que desean construir una ley de identidad de género para que los trans sean reconocidos jurídicamente, cosa que aún no es una completa realidad en Colombia. Además de eso, quieren mejorar las condiciones para todas las personas que están dentro del sistema carcelario y tienen una identidad de género y orientación sexual diversa.

 

En el correo cuentan toda la lucha que han tenido que dar para que la población LGBT en la Picota sean reconocida como tal, esto va desde el ingreso de ropa, maquillaje, cambio de nombre en documentos de identificación; hasta lograr que a las mujeres trans puedan acceder a tratamiento hormonal con acompañamiento médico.

Pasaron un derecho de petición, el cual jamás fue contestado.

Después de mucho trabajo lograron, POR UN CORTO TIEMPO, que en la cárcel se pudieran ingresar inyectables y comprimidos, los cuales no estaban cubiertos por el sistema de salud, es decir, las únicas mujeres trans de la Picota que podían acceder a estos tratamientos, eran las que tenían recursos económicos y, a pesar de eso, no se les aseguraba el acompañamiento médico.

Hago la aclaración y digo “por un tiempo” porque sin aviso y sin razones, esta medida fue prohibida. De vuelta al principio.

Decidieron entonces instaurar una tutela para que se les restableciera sus derechos fundamentales, como el de la vida digna, la salud y el desarrollo de la personalidad. Hace un par de días fue contestada.

El juzgado 38 del circuito de Bogotá ordenó al director de la Picota que las mujeres trans de esta cárcel sean examinadas por especialistas. Tocará esperar qué pasa más allá del papel.

Hoy es el día de la XXI Marcha LGBT de Bogotá y deberíamos aprovecharla para hacer visibles temas como estos, de personas que no pueden salir a marchar con nosotros, que merecen un trato digno y necesitan, al igual que todos, que les sean reconocidos sus derechos fundamentales.

Para ser tan civilizados como nos creemos.

 

Captura de pantalla 2017-07-02 a la(s) 12.26.03 p.m.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s